"Cegado Por La Luz"

|
El despertador del lunes, sonó como un tarareo áspero en mi siesta matutina trabando mi historia onírica de fortunas y glorias.
Enjuagándome bien mis ojos salude a mi realidad con una risa falsa y decadente, aún adormecido torcí mi vista a un costado, los ronquidos picantes de mi compañera fueron para mis sentidos como duras caricias de ortigas deformadoras de madrugadas.
Ya en pie, decidí atender el llamado de la ciudad que apedreaba mi ventana, volví la mirada a la dama durmiente y preferí, antes que a sus gritos recostados, el silbido balsámico de arpas angelicales que los motores callejeros escupían al aire.
Vistiéndome de puntitas de pie, escape del tumultuoso aullido y me arrojé a las contaminantes miradas y a la cegadora luz solar de la capital.

3 comentarios:

Florencia dijo...

"motores callejeros escupían al aire"


muy buena esaa frasa. :D hacia muchoq no padaba muy lindo lo último, pero demasiado machistaa jaajj

Besooo


FL*

Fabiana dijo...

Los lunes son espantosos.
Después del fin de semana, volver a la rutina es un "trabajo" muy desagradable.

Muy bien contado.

Saludos.

Purpura dijo...

si escrbis un libro, decime, lo compro.