"El Sonido De Un Arma" Parte II (Final)

|
Diez minutos después de que un vecino dio aviso a la policía un móvil llego hasta el lugar con los oficiales Medina y Torres que se encontraron con casi todo el barrio en la entrada de la casa de los Bonesi. Luego de interrogar brevemente a un par de personas que se encontraban ahí para saber un poco más de lo que estaba ocurriendo, se acercaron a la puerta y junto con Ramírez golpearon y gritaron sin obtener respuestas. Los dos policías recorrieron toda la casa por fuera, intentando asomarse por las ventanas que siempre estuvieron cerradas, una luz se podía notar encendida dentro de la vivienda. Los vecinos les comentaron a los oficiales que ni el perro que siempre permanecía atado en el patio trasero se encontraba.

Luego de oír lo mismo que Ramírez, los policías también comenzaron a sentir un mal olor que desde adentro emanaba por lo que sin pensarlo demasiado, decidieron forzar la puerta principal. El oficial Torres saco su arma y se coloco detrás de Medina que con fuertes empujones y patadas intentaba abrir la puerta con la ayuda del siempre presente Ramírez y cuando por fin lograron derribarla, la imagen macabra que se escondía dentro de la vivienda dejo a los oficiales asombrados, inmóviles y con sus ojos desorientados, algunos de los vecinos que llegaron a asomarse retrocedieron descompuestos y realmente sorprendidos. Los dos oficiales se miraron mutuamente y sin decirse nada comprendieron que tantos años en la fuerza de seguridad no los había preparado para una situación tan espeluznante como la que estaba presenciando.
La boca abierta del todo el barrio se manifestaba en la entrada de la casa de la familia Bonesi, las pocas madres que lograban reaccionar tapan los ojos de sus hijos mientras se percinaban. El silencio nervioso que se lograba sentir en el aire mostraba la gravedad del asunto, la familia Bonesi había dejado de existir, el padre había matado a balazos a sus hijos y su esposa yacía con medio cuerpo sobre la mesa de la cocina y grandes marcas de un arma blanca en su pecho, se había encargado también de asesinar a su perro doberman y de guardar una bala para él mismo, aunque ni los policías ni los vecinos aun habían notado lo mas sorprendente del asunto.

Tanto Medina como Torres conocían a Bonesi de la academia, nunca habían tratado con el solo habían oído los chistes y comentarios que se hacían sobre su persona, igual nunca pensaron que seria capaz de llegar a este desenlace.
Al ingresar a la vivienda los dos policías comenzaron a revisar minuciosamente las restantes habitaciones hasta llegar a la cocina donde estaban los cadáveres y al ver que nadie mas se encontraba en la casa, Medina se dirigió al móvil a pedir la asistencia de los peritos e investigadores y fue cuando el oficial Torres grito desde adentro a su compañero para que observara lo que el estaba observando, era la beba de un año gateando entre los cadáveres y los charcos de sangre pero lo mas sorprendente es que estaba callada, no generaba ningún llanto después de haber presenciado la muerte de toda su familia, no estaba consiente del hecho aberrante que estaba viviendo.
Unos minutos después se acercaron hasta el lugar los investigadores y todo el equipo forense, una ambulancia llevo a la niña para revisarla. Los detectives concluyeron que los tres disparos que los vecinos habían escuchado pertenecían al calibre 38 que Rolando Bonesi tenia en su hogar, dos de los disparos fueron dirigidos a sus hijos, una bala en la cabeza a cada uno, el tercero fue el que utilizo para suicidarse perforándose el cráneo, tanto a su mujer como a su perro había utilizado para asesinarlos un cuchillo de cocina que utilizaba para el asado.
Cuando se reconstruyo la escena quedo aclarado que la mujer y el perro ya se encontraban muerto varias horas antes de que se sintieran los disparos, los hijos cuando llegaron del colegio a la casa e ingresaron a la cocina se encontraron con su madre y su doberman apuñalados, y ahí fue donde Rolando Bonesi saco su arma y no la reglamentaria y disparo contra Francisco y Beatriz. El motivo que llevo a Bonesi acabar con su vida y la de su familia nunca fue aclarado, los vecinos del barrio que no olvidan semejante episodio se dividen los porque. Algunos dicen que fue por que ella lo engañaba –aun que Agustina nunca salía de su hogar ni se hablaba con nadie-, otros dicen que no soportaba la vida que estaban viviendo y Rolando busco la salida mas fácil que encontró, pero hay quienes aseguran que solo fue parte de la locura que padecía.

En cuanto a la beba fue dada en adopción a una familia de clase media alta, ahora tiene 15 años y su nombre es Débora. Ella aun no sabe nada de lo ocurrido ni de que es adoptada, vive muy lejos del barrio donde ocurrió el hecho y ella si tiene muchas amigas y es una persona muy sociable con excelentes notas en el colegio, aunque hay noches en que inexplicablemente siente escalofríos en su cuerpo que la deja confundida, su vida es la de una chica normal con un futuro prometedor que la espera.

Nota: Todos los hechos relatado anteriormente jamás ocurrieron, es solo un relato fruto de la imaginación del moderador del blog. Les ahorro la busqueda.
Gracias a todos lo que se pasaron, espero criticas de todo tipo.
Adios!

4 comentarios:

me!.- dijo...

a la mierda, me lo lei todooo
muy buena historiaa!!
besos faaa, viste? me paseee

Fabiana dijo...

Me gustó. Menos mal que resultó ser una historia imaginaria. Es demasiado cruel.

Aunque en los últimos años escuché unos cuantos casos de familias masacradas por alguno de sus integrantes.

Un abrazo.

xavier dijo...

Tétrico, como me gusta a mi.s

Anónimo dijo...

muy bueno te pasaste.
justo estaba escuchando karma police